sábado, 11 de enero de 2014

Conflictos olvidados

El lunes 3 de julio de 2006, sobre las 13:03 horas, una unidad de metro de Valencia que transportaba a 150 personas descarriló en una curva causando la muerte a 43 personas y 47 fueron heridas.
El accidente fue causado por el exceso de velocidad en la que circulaba el tren. La velocidad que llevaba el tren era de 81 km/h un minuto antes de entrar en una curva donde la velocidad máxima era de 40 km/h.
El accidente se habría evitado si el sistema automático de emergencia hubiera sido el TP y no el FAP, que era 40 veces más barato.
Este accidente de metro es el más grave en España, el tercero en Europa y el cuarto a nivel mundial, y los medios de comunicación no le dieron la importancia que se merecía.
Canal 9, cadena pública de la Generalitat Valenciana, no cambió su programación el día del accidente restándole importancia al suceso. Cuando se anunció el cierre de la cadena, los periodistas que trabajaban en ella se disculparon públicamente y ante los familiares de las víctimas.

Actualmente se siguen pidiendo responsabilidades políticas del accidente, quieren asegurarse de que este desastroso accidente no vuelva a ocurrir, piden más seguridad en las redes de metro, y objetividad y pluralismo en las investigaciones.
Todos los años el 3 de julio hay una concentración en La Plaza de La Virgen en Valencia para recordar a todos los fallecidos y manifestarse con el objetivo de que la verdad salga a la luz.
En abril de 2013 salió un reportaje sobre este suceso en el programa "Salvados" de Jordi Évole, donde el presentador nos recuerda a "Los Olvidados".



En este programa los valencianos nos explican que el Gobierno Valenciano no quiso que esto dara mala imagen en la Comunidad Valenciana porque cuando ocurrió este suceso fue cuando el Papa iba a visitar Valencia, y para ellos era muy importante, por eso lo taparon y que la sociedad lo olvidara.
Jordi Évole sale a la calle a preguntar a la gente qué recuerda del accidente de metro de Valencia, y la gente le responde que no se acuerda porque no tuvo difusión, y que es más un problema local.
Es una vergüenza que un accidente de esta talla no sea conocido o recordado para alguna gente, y que al salir el reportaje en Salvados sea cuando la gente se acuerde de este suceso y las muertes que causó. Todos ellos se concentraron en La Plaza de La Virgen en Valencia y las redes sociales se movilizaron.
Muchas veces el periodismo no se hace eco de algunos sucesos tan graves como este, poniendo como ejemplo Canal 9, como he dicho anteriormente, pero es de gran ayuda que programas como Salvados nos recuerden que estos accidentes todavía están vigentes, que todavía no hay responsables y que todos los años familiares, amigos y ciudadanos valencianos se manifiestan para pedir respuestas y responsables.
Todavía podemos decir que existe el buen periodismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada